Andrología.

En esta área médica que cuida de la salud sexual y reproductiva del hombre soy especialista y puedo ayudarte.

requiero una cita

Infertilidad masculina.

Aproximadamente 30-40% de la infertilidad en la pareja esta determinada por el factor masculino y hasta un 15% puede ser por ambos integrantes de la pareja.

El diagnóstico certero de la causa de la infertilidad nos llevará al correcto tratamiento, en nuestro caso del factor masculino, ya sea de forma médica o con microcirugía.

Varicocele.

Es una de las causas principales de infertilidad en el varón, la cual se describe como dilatación de las venas del testículo que puede producir alteración en la cantidad y calidad de los espermatozoides por parte de los testículos; puede ser uni o bilateral.

Su corrección es mediante cirugía, ya sea convencional, laparoscópica (no muy recomendada por la invasividad) o la microquirúrgica.

Fimosis (circuncisión).

Es un padecimiento en el cual hay un impedimento para retraer el prepucio por una estrechez en la punta del mismo, condición que a futuro puede generar infecciones locales en la piel del glande o urinarias y hasta ser factor de riesgo para cáncer del pene, así como para el cáncer cérvico-uterino en la mujer.

Disfunción eréctil.

Es una alteración en la que hay dificultad para lograr o mantener una erección capaz de realizar una penetración, la cual tiene una prevalencia en pacientes jóvenes menor al 10%, en edad media hasta del 39% y en el adulto mayor por arriba del 65%; los factores de riesgo son el tabaquismo, alcoholismo o el abuso de algunas sustancias o medicamentos y las causas de ésta son diversas, las cuales van desde factores hormonales, vasculares, neurológicos, psicológicos, entre otros.

Al igual que otros padecimientos, el diagnóstico certero con diversas herramientas, tanto de laboratorio, gabinete o de función, que nos permitirán realizar el tratamiento adecuado de ésta patología, ya sea de forma mecánica, con medicamentos orales, inyectados o en su caso con la colocación de prótesis peneanas, ya sea maleables o hidráulicas.

Enfermedad de la Peyronie (curvatura del pene).

Es una patología con incidencia y prevalencia alta, sólo que por la falta de información de la existencia de éste padecimiento es aparentemente desconocida por la población.

Por lo regular se presenta en edad media o adulto mayor, y rara vez en el joven (por lo regular congénita) y se presenta en la fase aguda con dolor y desviación del pene durante la erección y en la fase crónica con una desviación (en ocasiones muy angulada) del pene sin dolor, pero con dificultad o impedimento para la penetración, así como molestia para la pareja durante la penetración.

Durante la fase aguda se realiza el diagnóstico y se maneja de forma médica y en la crónica de forma quirúrgica, actualmente con una técnica que tiene menos del 5% de recurrencia.

Alteraciones en la eyaculación.

Problema frecuente en todas las etapas de la vida del varón y éstas pueden ser: precoz, retardada, retrógrada, con sangre, con dolor, insensible o la falta de eyaculación.

Dentro de las más comunes son en jóvenes la precoz, la cual puede ser corregida con psicoterapia sexual, medicamento y rara vez con cirugía.

En la etapa de edad media sobre todo en pacientes con alteraciones prostáticas se observa la retrógrada e igualmente puede ser manejada de forma médica.

Reversión de la vasectomía.

Ésta es realizada con microcirugía, con suturas de calibre menor al diámetro de un cabello y con resultados muy satisfactorios para embarazo convencional.

Puede ser realizada cualquier tiempo después de haber sido realizada la vasectomía, teniendo en cuenta que la calidad del espermatozoide será inversamente proporcional al tiempo de la vasectomía, pero en caso necesario, actualmente con los diversos manejos médicos pueden ser capacitados dichos espermatozoides o utilizados para realizar un embarazo con métodos alternos.

Vasectomia.

Problema frecuente en todas las etapas de la vida del varón y éstas pueden ser: precoz, retardada, retrógrada, con sangre, con dolor, insensible o la falta de eyaculación.

Dentro de las más comunes son en jóvenes la precoz, la cual puede ser corregida con psicoterapia sexual, medicamento y rara vez con cirugía.

En la etapa de edad media sobre todo en pacientes con alteraciones prostáticas se observa la retrógrada e igualmente puede ser manejada de forma médica.

Infecciones de transmisión sexual.

Son muy frecuentes y entre ellas se encuentran la uretritis (gonorrea, clamidia, etc), prostatitis, orquitis, epididimitis, úlceras genitales, herpes genital, sífilis, linfogranuloma venéreo, chancroide (chancro blando), granuloma inguinal, molusco contagioso, pediculosis púbica (piojos genitales o “ladillas”), escabiosis (sarna).

La detección de infección por papiloma humano (VPH) (condilomas o verrugas genitales).

Instagram: urologo.en.mexico